Los menores de 14 años podrán ir a misa, siempre que no vayan acompañados por un adulto

La medida será implantada primero a modo de test en la localidad catalana de Berga

En caso de éxito, la misma se extenderá al resto del país progresivamente, alcanzando el clímax a finales de mayo